viernes, 25 julio 2014

Los Pantalones Bombachos

E-mail

 

Unos pantalones bombachos, muy amplios, cerrados a la altura de los tobillos y a juego con una túnica corta y provista de cinturón, constituían el atuendo de Amelia Jenks Bloomer. Lo había copiado de una amiga suya, Elizabeth Smith Miller, pero fue la señora Bloomer, una pionera del feminismo y firme partidaria de las doctrinas de la reformista Susan B. Anthony, quien llegó a estar tan identificada con esta indumentaria de corte masculino que le dio su nombre.


pantalonesLos pantalones, en aquel entonces prendan exclusivamente masculina, atraían a Amelia Bloomer. Ésta defendía, la reforma en la indumentaria femenina basándose en que la falda ahuecada con miriñaque, corriente en la época, era inmodesta, incómoda y voluminosa, y que no sólo dificultaba los movimientos, sino que impedía atender a las funciones corporales.


Amelia Bloomer rechazó la moda popular y a partir de 1851, empezó a aparecer en público con sus pantalones bombachos y su túnica corta, y al sumarse más mujeres a la campaña por el derecho de sufragio, la Bloomer convirtió los pantalones en el uniforme de la rebelión. Esta tendencia recibió un impulso adicional con la pasión que despertó la bicicleta en las dos últimas décadas del siglo. Las faldas se enganchaban con frecuencia en el piñón o la cadena, ocasionando accidentes más o menos graves, y los bloomers se convirtieron en el atuendo ideal para las ciclistas.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos